PORTAFOLIO
                   ABOUT

                   ︎ CONTACT
                   ︎ INSTAGRAM
                   ︎ SHOP
CUANDO LAS RANAS TENÍAN PELOS Y LAS GALLINAS TENÍAN DIENTES

Ilustraciones realizadas para el fanzine editado por el @ColectivoCINCO en 2020.




A los sauces llorones se les llama así porque cuando no hay nadie lloran muy fuerte. Por eso siempre están en lugares húmedos.  De sus hojas salen pequeñas gotitas de agua que se juntan entre ellas y se convierten en lágrimas, cuando se sueltan de la hoja, se oye un sollozo que para, cuando tocan el suelo.

En la tierra las lágrimas hablan entre ellas sobre la experiencia de ser arrojado al vacío. Y no es que los sauces tengan pena, sino que las lágrimas tienen miedo.

































All images © 2020 Sandra Garayoa